ESTRATEGIA 2021

El 6 de junio de 2021 se llevará a cabo la jornada electoral a nivel federal y local. En el caso del Estado de México se renovarán las presidencias de los 125 municipios, 75 diputaciones del Congreso mexiquense, así como 198 sindicaturas y mil 856 regidurías.

A unos meses de las elecciones, algunas beneficiarias del Salario Rosa ya comenzaron a recibir indicaciones de sus mandos al interior de la Estructura. Es el caso de Laura Esquivel y sus compañeras Gestoras de la Sección 1661 de Ecatepec, quienes el 19 de octubre recibieron la orden de su Promotora Territorial (PT), Maribel López, de hacer un “reporte diario de actividad política”.

Dicho reporte consiste en hacer una relación de los domicilios de los vecinos quienes muestren su simpatía por candidatos o políticos a través de lonas o pancartas colocadas afuera de sus casas, por lo que cada Gestora sería responsable de un número determinado de cuadras por revisar.

Laura Esquivel era obligada a realizar rondines en su colonia para reportar cualquier actividad política.

“No podemos suscribirnos en ningún partido político. El apoyo se podría ver afectado. No se apunten en nada, de preferencia pregúntenme a mí por favor. Y si ven lonas de partidos avísenme y tomen captura y me la mandan”, se lee en otro de sus mensajes enviados al chat de Gestoras 1661.

Ahora las beneficiarias del Salario Rosa denuncian que son presionadas por su Estructura, a través de sus Enlaces, para memorizar los Cinco Ejes Rectores y los Ocho Puntos de Capitalización, aparte de nuevas claves y códigos que les compartieron a través de un audio:

“Puede ser que nos pregunten, en la evaluación que nos van a hacer alrededor de las once: '¿Quiénes somos?' Nosotros somos el equipo ‘Procura’. '¿Cómo nos contactaron o cómo entramos?' Ustedes van a decir que por internet. '¿Quién les da el apoyo?' En vez de que digan ‘el gobernador’ o ‘Alfredo Del Mazo’, van a poner ‘uno’.

“Al día de la votación ya no se le llama así, sino ‘cosecha’; ya no se dice ‘sección’, se dice ‘terreno’; si les preguntan: '¿Cuál es su terreno?  Ustedes contestan 1661. Les voy a mandar también los cinco puntos que nos pueden preguntar para que lo tomen en cuenta”, se escucha decir a Galaxia Mendoza, Enlace de la Sección 1661.

De acuerdo con Laura Esquivel, beneficiaria y Gestora de esta sección, esta información le sería preguntada en una llamada telefónica que tenía que esperar pero que no recibió. Tampoco le dieron información sobre quiénes les marcarían para realizarles dicha evaluación.

Al respecto se consultó a otras beneficiarias de diversos municipios y manifestaron que se trata dos evaluaciones distintas: una revalidación de beneficiarias realizada por los Coordinadores Regionales de la Estructura, y otra llevada a cabo por encuestadores del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM).

El pasado 17 de septiembre el OSFEM notificó al Gobierno del Estado de México (GEM) el inicio de auditorías financieras y de desempeño que practicaría a los programas sociales que opera la administración estatal; este ejercicio inédito con clave 114/20 se realiza a petición de diputados locales ante sospechas de que estos apoyos se entregan con otros fines ajenos a los programados.

Asimismo, el pleno del Congreso mexiquense –órgano del que depende el OSFEM– aprobó por unanimidad llamar a comparecer a la ex vocal ejecutiva del Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social (CEMyBS), Melissa Vargas Camacho, para que explicara los resultados, alcances y beneficios que ha dejado el programa. Sin embargo, 15 días después se presentó la desaparición de la dependencia y la renuncia de la funcionaria, quien se integró a la nueva Secretaría de la Mujer como directora de Fomento a la Igualdad.

Desde octubre de 2020 se aceleró la entrega de tarjetas rosas en el Edomex, ahora con las nuevas beneficiarias reunidas en sus domicilios.

Extorsión política

El uso político del programa Salario Rosa no se reduce a las beneficiarias. Jesús Tolentino Román, alcalde de Chimalhuacán y líder de la organización Antorcha Campesina, ha criticado en diversas ocasiones al Gobierno del Estado de México (GEM) por ser “indiferente” ante las demandas y necesidades de los habitantes de esta demarcación, entre ellas la falta de presupuesto público y el rezago de afiliados a los programas sociales.

Un análisis cuantitativo realizado a la base de datos del Salario Rosa de 2018 y 2019 reveló que, en el ranking de la cifra de mujeres afiliadas, Chimalhuacán está en el lugar 26 de los 125 municipios de la entidad, a pesar de tener la segunda posición por el mayor número de habitantes en pobreza y pobreza extrema en el Edomex, conforme a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval, 2015); también ocupa el octavo lugar de todo el estado en número de habitantes en vulnerabilidad por ingresos, con 78 mil 203 personas en esta situación.

El 7 de julio de 2020, el alcalde chimalhuaquense se pronunció en contra de que el Movimiento Antorchista se vuelva a aliar con el PRI y reprochó al gobernador Alfredo Del Mazo Maza el “abandono” que ha sufrido su demarcación y la que gobierna su esposa y también antorchista, Maricela Serrano Hernández, presidenta municipal de Ixtapaluca.

“Salvo unas pocas tarjetas del Salario Rosa dadas en Chimalhuacán e Ixtapaluca (algo así como dos mil 500), en los 108 municipios donde tiene presencia Antorcha Campesina hay apoyo nulo, aunque Del Mazo ya entregó 250 mil tarjetas”, escribió en un desplegado titulado “Alfredo Del Mazo, gobernador priista, incumple y ofende al pueblo de Chimalhuacán”.

El alcalde de Chimalhuacán denunció apoyo nulo del Gobierno estatal hacia municipios antorchistas. Crédito: Movimiento Antorchista.

Chimalhuacán dista de ser un caso aislado. Mientras la repartición de tarjetas rosas favoreció a mujeres de Lerma, Huixquilucan y Atlacomulco, demarcaciones ligadas al secretario de Desarrollo Social, Eric Sevilla; al gobernador Alfredo Del Mazo, y al llamado Grupo Atlacomulco, respectivamente; en otros municipios como Atenco y Chalco no se refleja esa proporción entre el número de beneficiarias y la cifra de personas en situación de vulnerabilidad por ingresos. (VER MAPA "REPARTO SELECTIVO")

La utilización del Salario Rosa con fines político-electorales no es nueva. Durante el periodo de intercampañas de 2018, que tuvo lugar del 12 de febrero al 29 de marzo, el gobernador entrante del Estado de México tuvo una agitada agenda que lo llevó a entregar miles de tarjetas rosas en eventos multitudinarios. De acuerdo con comunicados oficiales, Alfredo Del Mazo Maza realizó en ese periodo 17 de las 24 entregas de todo el año, es decir en un mes y medio cubrió el 70 por ciento de su agenda del programa.

Para esta investigación se realizó un análisis estadístico al padrón oficial del Salario Rosa, integrado por 177 mil 665 beneficiarias de los 125 municipios, las cuales ingresaron al programa social entre el 16 de febrero de 2018 y el 7 de febrero de 2020. Este estudio confirmó que, durante el primer trimestre de 2018, el Gobierno del Estado de México (GEM) registró a un total de 57 mil 236 mujeres al programa Familias Fuertes Salario Rosa, lo que significó un récord histórico en comparación con periodos posteriores que en promedio alcanzaron un registro de 15 mil 811 beneficiarias por trimestre.

Si se suman los registros de los dos primeros trimestres, que corresponden a todas las mujeres afiliadas previo a las elecciones de 2018, se acumulan 65 mil 243 beneficiarias del Salario Rosa; esto significa que en un semestre se inscribió casi al 40 por ciento de mujeres que ingresaron en dos años al programa (167 mil 913).

Estos datos confirman que la inscripción de beneficiarias al Salario Rosa inició de una manera acelerada en tiempos electorales, ritmo que no se mantuvo después.

Francisco Cruz, periodista especializado en política mexiquense y en temas de narcotráfico, aseguró en entrevista que el Salario Rosa es la vía de sobrevivencia del Grupo Atlacomulco dentro el sistema político mexicano.

“Lo tienes que ver en contextos. Me parece que el Salario Rosa es su vía de sobrevivencia en el sistema político mexicano. El grupo Atlacomulco, a través de Alfredo Del Mazo Maza, que es la cara visible, no la que manda, es su único refugio; si el Grupo Atlacomulco pierde las elecciones locales del año que entra, de 2021, desaparece por completo”, apuntó.

El autor del libro Negocios de Familia: Biografia no autorizada del Grupo Atlacomulco (2009), asoció la debilidad del PRI con la creación del Salario Rosa: “Es un ejército para controlar a las mujeres porque pueden votar. Ya tienen el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) que aglutina más de cien mil trabajadores de la educación, tienen el SNTE que tiene su parte también, tienen sindicatos, tienen todo”, explicó.

Cruz Jiménez aseguró que Alfredo Del Mazo Maza responde a los intereses de sus padrinos políticos: Enrique Peña Nieto, Arturo Montiel y Luis Videgaray, a quienes ubica como las cabezas del Grupo Atlacomulco, el cual está enfocado en ganar las elecciones locales del 2021.

“Están enfocados a las 75 diputaciones locales, a las 125 alcaldías. ¿Y quién va a manejar las estrategias? Pues tienen a su estratega en el Comité Directivo Estatal (del PRI), pero hay qué ver quién desde el Comité Ejecutivo Nacional va a manejar las estrategias del PRI: Carlos Iriarte Mercado, un hombre cercanísimo a Arturo Montiel, a Enrique Peña Nieto; uno de los originales cinco Golden boys que creó Arturo Montiel en su gubernatura”, abundó.